[TV] She-Ra y las Princesas del Poder

[TV] She-Ra y las Princesas del Poder

Es difícil hablar de She-Ra y las Princesas del Poder sin mencionar la polémica que suscitó el anuncio de su producción el pasado mes de julio. La controversia resurgió con los tráileres y, finalmente, con el estreno de la serie en Netflix el 13 de noviembre.

Pero dejemos a un lado estos asuntos por el momento para hablar de lo que realmente importa: la serie. Dreamworks ha producido una primera temporada de trece episodios en la que reimagina a She-Ra, la hermana gemela de Adam/He-Man, para el público actual.

La guerra en Etheria se está decantando rápidamente por la Horda, el temible ejército liderado por Lord Hordak. La Alianza de Princesas todavía no ha superado la caída de su líder y todo parece estar perdido para ella.

Adora es una huérfana miembro de las huestes de Hordak que ha sido criada para participar en la guerra. Sin embargo, desconoce que su papel en el conflicto no será baladí. Adora no luchará en el bando de Hordak. Porque ella es la siguiente She-Ra, la Princesa del Poder protectora de Etheria.

Reconozco que no recuerdo haber visto She-Ra cuando era un niño, pero sí He-Man. Esto es una desventaja a la hora de hablar de la nueva serie, pero haré lo que pueda. Creo que la productora y guionista Noelle Stevenson ha hecho un buen trabajo con la serie. Su éxito radica en renovar la idea de Lou Scheimer sobre la animación de los 80 a la actualidad.

She-Ra/Adora no invierte el final de cada episodio en impartir una lección moral, pero sí transmite unos mensajes muy positivos a la audiencia, especialmente a la femenina. Si tengo una hija estaré encantado de ver con ella She-Ra y las Princesas del Poder.

Esos mensajes vienen de personajes femeninos y Bow fuertes, como la propia Adora, Destello o Catria, la antagonista de la serie. No tenemos un elenco amplio de personajes, pero los que hay me han gustado. Dos de las princesas de la Rebelión aparecen en el último episodio de forma precipitada, por lo que no puedo juzgarlas. Supongo que en las próximas temporadas tendrán algo de desarrollo.

She-Ra y los Señores de la mala Nostalgia

Volvamos ahora al primer párrafo. Hay personas a las que no se les pueden tocar los productos que consumían en su infancia y juventud sin que se vean prácticamente atacadas. No quiero ni pensar cómo se tomarían una auténtica afrenta personal. Realmente es algo que ocurre con casi cualquier producción de estas características sin importar el medio. Ahora bien, con She-Ra y las Princesas del Poder las críticas han venido fundamentalmente de señores que no llevan muy bien la irrupción de la más reciente corriente del feminismo.

Las cosas claras: la serie no está pensada para ellos, sino para otra generación o para personas sin prejuicios. Por ejemplo, he leído muchas quejas sobre los nuevos diseños de personajes: que si She-Ra es poco femenina, que si tal o cual personaje ya no es una maciza sino una chica rellenita… Vaya, una porquería comparados con los diseños originales.

¿Soy el único que cree que las chicas en la serie original eran prácticamente un copipega? Las mismas facciones y la misma figura, pero con diferentes colores de pelo y atuendos. Qué queréis que os diga, yo prefiero que cada personaje tenga su propio diseño; podrán gustarme o no, pero al menos apreciaré el esfuerzo.

Otro ejemplo: a la izquierda os dejo el diseño original de Shadow Weaver y a la derecha el nuevo. ¿No creéis que el nuevo es bastante mejor?

Aunque los diseños de personajes me han gustado, creo que Dreamworks debería mejorar la animación en la segunda temporada. Estos trece capítulos no destacan precisamente por su calidad técnica pero tampoco caen tan bajo como para provocar rechazo. No necesito una animación como la de Korra o Voltron, pero algo más de trabajo sería sin duda bienvenido. La banda sonora tampoco es algo memorable, aunque la canción de la introducción, “Warriors” de Aaliyah Rose, es perfecta  para la serie se mire como se mire.

A pesar de que no esperaba nada de She-Ra y las Princesas del Poder, debo reconocer que la controversia en redes sociales fue lo que me animó a verla. Y no me arrepiento. Gracias por tanto, señores. Ahora solo puedo esperar a que Dreamworks y Netflix nos traigan la segunda temporada. Y la tercera. Y las que quieran. Mi atención ya la tienen; espero que la vuestra también.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.