Jornada de juegos de mesa LudoQuest 2018

Jornada de juegos de mesa LudoQuest 2018

El pasado sábado (2 de junio) me salió un planazo de esos que ni la pereza más amodorrante, ni el bajón más repentino, pueden dejarte en casa. Mis amigos de MálagaQuest y el canal de YouTube malagueño Fase de Mantenimiento organizaron la LudoQuest 2018, una jornada de juegos de mesa en la céntrica Junta Municipal de distrito 4 Bailén-Miraflores. Allí estuvieron de 10:00 a 22:00 junto a un montón de asociaciones colaboradoras e incluso editoriales. Todo para poner a disposición de los asistentes multitud de juegos de mesa para todos los públicos.

El edificio es tan amplio que pudieron establecer varias zonas: una ludoteca, una sala de juegos infantiles, otra de juegos duros y una última de prototipos. De haberse celebrado en un recinto más pequeño hubiera sido agobiante, ya que el evento fue un éxito de público. La separación por público objetivo me parece muy correcta. Si querías jugar a un juego que exigiera concentración, tipo Terraforming Mars, tenías una sala más pequeña aislada del ruido; los papás podían disfrutar con sus niños en la intimidad de la zona infantil. La sala de prototipos me pareció la más pequeña sin llegar a ser incómoda. Ojalá haya más creadores el año que viene y puedan tener una sala mayor.

Patchwork - LudoQuest 2018

Lo cierto es que todo lo que jugué era nuevo para mí. No quise complicarme mucho y preferí probar cosas ligeras y rápidas en detrimento de juegos más sesudos. Mi tarde fue más o menos así:

  • Patchwork – Lo había visto jugar pero sin llegar a probarlo. Los jugadores deben llenar un tablero que simula una colcha con trozos de tela, que se compran con botones. Haber jugado al tetris ayuda bastante. Me pareció perfecto para jugar en pareja. Quién diría que un juego sobre tejer una colcha daría para tanto.
  • Torre de Gatos – Es como la jenga pero cambiando las piezas habituales por gatos de cartón en forma de U. Además de apilar gatos, boca arriba o boca abajo, se pueden poner tarjetas y unas fichas que le confieren muy poca estabilidad a las torres. Las ilustraciones son demasiado monas.
  • Klask – Una vez vi una oferta en Amazon de un tablero y tenía curiosidad. Los jugadores tienen que encestar una pelota en el agujero del rival usando unos pivotes magnéticos. La gracia es que la parte que se maneja está debajo del tablero, mientras que la superior se va moviendo con el magnetismo. Aunque me parece bastante más entretenido de lo que sugieren los vídeos que he visto, como juego de habilidad me sigo quedando con el crokinole.
  • Crazy Coconuts – La rareza de la Ludoquest 2018, superando a Torre de Gatos. Los jugadores colocan en el centro de la mesa nueve cubiletes boca arriba en filas de tres. La meta es utilizar una catapulta con forma de mono para encestar cocos en los cubiletes y construir una pirámide con seis. El hecho de que puedas robarle cubiletes a los rivales le da un componente de puteo muy interesante. También tiene varias tarjetas para complicar la partida.
  • Drunk Spinners – Mi jornada terminó probando un prototipo. La meta de Drunk Spinners es llevar a un beodo de vuelta a casa tras una noche de alcohol. El tablero está compuesto por fichas que simulan calles. Los jugadores utilizan sus cartas para girar las fichas en sentido horario o antihorario, tanto para llegar a casa como para que los rivales no lo hagan. Las autoras podrían meterle alguna mecánica más, pero a priori es divertido.

Y eso es todo lo que pude probar en las cuatro horitas que estuve en la Ludoquest 2018. Espero que vuelvan a organizar el evento el año que viene, porque la edición de este año ha estado a la altura de las expectativas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.